REFLEXIONES SOBRE ARCO 08 por Cristina Ordòñez Paredes

La redaccion de CONTEMPORARY ART NEWS-Magazin invitò a la pintora panameña CRISTINA ORDOÑEZ PAREDES, estudiante de la Universidad Complutense de Madrid, a proponernos su personal visiòn sobre la gran muestra Madrileña ARCO 08... Cristina nos brinda atravez de su articulo, la posibilidad de admirar y reflexionar sobr el momento actual en las Artes Contemporaneas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
ARCO 2008/ MADRID
por CRISTINA ORDOÑEZ PAREDES
ARCO 08 se celebró del 13 al 18 de febrero. Al igual que el año anterior, todos esperábamos esta cita con ansia. La realización de la feria había estado rodeada de polémica ya que el comité de selección excluyó a 30 galerías españolas con una tradición de participación en ediciones anteriores, con la afirmación de la directora de la feria de que “los criterios de selección han sido los mismos en los últimos 27 años”, aludiendo a una estricta cuestión de oferta y demanda la necesidad de rechazar las solicitudes recibidas. Esta edición, se aumentó el número de galerías extranjeras, y el país invitado fue Brasil. En lo personal, el hecho de que fuese Brasil, uno de los países latinoamericanos con más tradición artística, el invitado de este año me llenaba de expectación.

Es así como nos adentramos a recorrer el espacio de miles de metros cuadrados que comprende el IFEMA, recinto ferial de Madrid, para ver las nuevas tendencias presentadas por las galerías de todos los extremos del mundo. Resultó un poco decepcionante constatar que estaban en exhibición las mismas galerías, incluso con las mismas obras de la edición anterior. Así pues seguíamos recorriendo la feria en busca de propuestas innovadores, y fue nuestra desilusión el constatar que este año la mayoría de las galerías habían apostado por exponer aquellas obras de artistas reconocidos que no representan propuestas trasgresoras. Eran pocas las excepciones de esta situación. A medida que seguíamos caminando y observando, la mente y la vista se iban saturando más y más, y se volvía difícil apreciar una buena propuesta cuando estábamos frente a ella. Y lo peor: era difícil hacer una valoración profunda de su contexto y significado.









No obstante quiero mencionar aquí que dentro de esas excepciones, había una instalación con gatos disecados de Jan Fabre, que mezclaba elementos tridimensionales que llenaban el espacio, espejos que hacían que el espectador fuera parte de la obra, y como punto muy innovador mezclaba chirridos emitidos por los gatos al desplazarse. A todos, nos afectó de forma positiva o negativa esta obra que sí que representa el camino por donde va el arte ahora, y por donde seguirá transitando en los años siguientes.


Me parece importante señalar la responsabilidad que tiene este tipo de eventos, a los que acuden instituciones y coleccionistas a comprar obras de arte, más aún porque marcan una pauta para aquellos artistas emergentes que buscan insertarse en un mercado que en la edición pasada al igual que esta, movió más de 20 millones de euros en cinco días.

Como mentes en aprendizaje los estudiantes de bellas artes tenemos que tener un criterio férreo para no dejarnos llevar por la tentación de cambiar nuestros lineamientos, para producir un arte fácil, avalado por un discurso, a veces, poco creíble.


Ejemplo concreto de esto era una instalación: “Contenido neto”, de Benjamín Torres, que causó mucho revuelo: consistía en envases de diversos productos de consumo casero que se compran en el supermercado, realizados en moldes de escayola. El artista le daba la posibilidad al público de comprar los envases hechos en escayola por separado, por 25 euros, o de comprar la instalación completa. Por supuesto, los pequeños coleccionistas, hacían colas kilométricas para comprar los envases por separado. Y, ¿qué es un molde de escayola en la vitrina de una casa, si no está envuelto por un contexto que lo avale? Recordemos aquí la importancia del contexto dentro del arte contemporáneo. Por esta razón obras como esta nos dan la impresión de que algunos artistas ya consagrados, se burlan de un mercado integrado a veces por personas que no saben muy bien cuáles son las reglas del juego.




Mencioné antes la expectación que me produjo el hecho de que fuese Brasil el país invitado. Tengo que reconocer que el conjunto de galerías brasileñas no me decepcionó y fue de mi agrado ver una propuesta tanto pictórica como fotográfica muy sólida por parte de los artistas de este país. Que demostraron así que lo que importa en estos tiempos de globalización es tener una identidad propia bien desarrollada y seguir sin intentar adelantarse, la evolución propia de cada identidad cultural. En contraposición a ese comportamiento, vimos algunas manifestaciones aberrantes, que demeritaban el trabajo del conjunto de los artistas brasileños y del arte contemporáneo en general. Ejemplo de esto era un reportaje fotográfico de Rodrigo Braga sobre una operación realizada a un perro muerto, en la que el artista le quitaba la piel que recubría sus ojos y el hocico; una vez hecho esto proseguía a coser esos elementos a manera de máscara en su propia cara. A nuestro juicio eso no tiene nada de artístico y es incluso condenable. Es ese el tipo de manifestación que un público sin criterio cree que es arte contemporáneo.

Por último quiero mencionar aquí, que es importante tener un criterio muy sólido a la hora de ver arte contemporáneo, ya sea en instituciones consagradas, o en ferias internacionales como ARCO. A diferencia de otras épocas dentro de la evolución artística, somos nosotros ahora los que escribimos la historia de esta época. Los retos que se nos presentan no son fáciles y a mi juicio han sido pobremente abordados por los creadores contemporáneos. En nuestra época se nos plantea el reto de conjugar los nuevos soportes tecnológicos a unas formas de expresión tradicionales, como es la pintura, la escultura y la fotografía. Hoy en día muchas veces la alta cultura se mezcla con la cultura de masas, y el diseño y la publicidad pasan a formar parte de nuestro patrimonio cultural. Los soportes ahora son infinitos, pero hay muchos de nosotros que sentimos nostalgia por las formas tradicionales de expresión. Se nos plantea el reto de reintegrarlas, y de nutrirlas con todas las posibilidades que nos ofrece un mundo cada vez más intercomunicado, donde la máquina y el hombre ahora son uno.

A los artistas emergentes como yo, les digo, que hay que seguir en el camino de una investigación seria, porque para realizar cambios, para transgredir hace falta conocer la historia del arte, y no caer en el error de creer que hemos descubierto la pólvora. La libertad de la que gozamos hoy nos da la posibilidad de utilizar nuestro arte como un lenguaje universal en el que llamemos a la reflexión. Debemos despertar del letargo en el que nos encontramos, y dejar de ser esclavos del mercado. Recordemos, somos nosotros los que debemos marcar la pauta de lo que se crea, no la oferta y la demanda. Porque a fin de cuentas, el arte es un reflejo de lo que somos y de la sociedad de la que formamos parte.







Cristina Ordóñez Paredes, estudiante de la Universidad Complutense de Madrid. 1 de marzo de 2008 (www.cordonez.blogspot.com)







Nessun commento: